El sistema Orgullo Ajeno

Basado en un anhelo humano

Un anhelo (como una especie de "sed" emocional) que solemos negar, sobre todo en público:



El deseo (normalmente semioculto en el inconsciente) de ser reconocido como importante ¡al menos en algo!, que está en el trasfondo afectando a esa persona de la que quieres conseguir que haga algo o de la que quieres evitar algo


¡Una motivación poderosa!, y una ventaja ¿injusta? para quien la domine

 

Claro que como tal idea, digamos como información, puede quedar bien para una conversación o para andar de tertulia, pero que si se quedara únicamente en eso no nos servirá para nada, ni aportaría ninguna ventaja; así que se trata de hacer ahora con ella algo real, práctico, de ponerle pasos, de concretar, de fijarle un orden… 

 

 

Serán cuatro pasos para un sistema de reconocimiento de lo que ese otro hace y de lo que ese otro tiene valioso de verdad, ¡que funcione!


1. Cuaderno

 2 ...

3...

4. Y el más importante: un Registro personal de Éxitos

Útil como herramienta práctica de autoayuda para las relaciones

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Apéndices:


1. Un comentario recibido que "lo clava":

"Al sentir orgullo por los demás, al reconocerlo y hacérselo saber, saciamos su sed de reconocimiento y a la vez nos sentimos satisfechos del resultado en esa persona o de su respuesta, que, seguramente, será amable. ¡Qué manera más bella de recibir al momento de dar!"

---------------


2. El día en el que se publicó en la prensa zaragozana esta Carta al Director, fue directa a formar parte de mi Registro de Éxitos personal, así que la pongo aquí como un ejemplo de ese punto 4, verdadera clave nuclear del sistema "Orgullo Ajeno". ¿Como se debió sentir el conductor si la leyó o la comentaron en el trabajo?

En el "28"

¡Qué gozada!, ¡pero qué pedazo de profesional!, me refiero a Luis, conductor en la "28" esta mañana. No solo ha llevado el autobús sin tirones, ni acelerones, ni frenadas, desde el principio hasta el final de la línea, y con una puntualidad "de libro", es que para mi ha sido otra lección práctica precisamente de relaciones humanas. Simplifico, el tío saluda y se saluda con un buen número de los viajeros, y con habituales de la línea hasta por su nombre; ha sido, sentado en primer asiento, ir aprendiendo de un maestro en la materia.

Todo un placerazo.

--------------------------------------------------------------------------------

Para saber más:

Hay en esta misma Web un "libro de visitas" en el que puedes dejarme un comentario, o, si deseas ponerte en contacto directo conmigo (o que te pase el resto del sistema "OA" que no cabía aquí) solo tienes que pulsar dentro de la pestaña "Contacto".